16 febrero 2013

JOHN FORD - TRES HOMBRES MALOS


“La cámara filma tus más íntimos pensamientos y los capta. Si te concentras, la cámara es capaz de investigar tus más íntimas emociones” John Ford

En esta película de Ford hay una mezcla de cine épico, con la colonización de Dakota, y el cine cómico, con las relaciones de los tres hombres “malos”, y se alcanza la tragedia con la intervención de los tres hombres “malos” en la historia de amor de los dos protagonistas. Todo está muy bien combinado, dando en cada momento la dosis adecuada de grandiosidad, la carrera de las carretas por colonizar un espacio; con la comicidad, una bicicleta atada a la cola de un caballo, y la tragedia, el niño perdido en medio del tumulto. La fotografía está muy cuidada, especialmente con los claroscuros, y con encuadres que en posteriores películas desarrollará con el paisaje y los personajes. La emoción visual plasma de manera realista lo que tuvo que ser aquella colonización casi como un documental. Es un western al estilo clásico, pero Ford no se centra en los personajes individuales, sino en el conjunto, haciendo a los colonizadores los auténticos protagonistas de la historia. Curiosamente en esta película no hay indios, cuando en la realidad estos territorios que van a ser colonizados, antes se les había quitado a los indios sioux tras la masacre del general Custer, hecho al que aquí no hay referencia.

2 comentarios:

Flores dijo...

No tengo yo conocimiento de tantas peliculas de John Ford, pero que buenas eran todas esas películas del oeste, el cine ya no es lo que era..

FATHER_CAPRIO dijo...

Coincido con Flores, el cine es otra cosa, que ha ganado en algunos aspectos pero que sinceramente creo que ha pèrdido en muchos otros, especialmente en cuanto a argumentos e historias. (las generalizaciones no obstante siempre acaban siendo injustas)
El tema de la colonización es otro de los temas pioneros del cine USA y aunque generalmente se asocia a las luchas con el pueblo indio existen ejemplos donde la tematica se centra en el valor para superar adversidades o los conflictos entre los colonizadores. Pueden calificarse de westerns pero tienen mucho de cine histórico y costumbrista y por descontado recogen ese espiritu tipicamente americano que Ford sabía incorporar a su cine.

Un excelente ciclo, amigo