15 noviembre 2008

NUEVE CARTAS A BERTA

DIRECTOR: Basilio Martín Patino
GUIÓN: Basilio Martín Patino
MÚSICA: Carmelo Bernaola, Gerardo Gombau
FOTOGRAFÍA: Luis Enrique Torán (B&W)
REPARTO: Emilio Gutiérrez Caba, Elsa Baeza, Montserrat Blanch, Mary Carrillo, Antonio Casas, José María Casaux, Manuel Domínguez Luna, María Elena Flores, Rosa Fúster
España, 1966, 92min.

SINOPSIS: Un estudiante salmantino regresa de un estancia temporal en el extranjero donde se ha encontrado con formas de vivir que en España se desconocen. Y lo más importante, con españoles que viven exiliados. El choque con la realidad de los años 60 producirá en él una serie de reacciones.

CRÍTICA: Desde el final de la Guerra Civil española hasta los 60, todo el cine comercial que se hace en España es “adicto” al régimen y no da muestras de progresismo ni siquiera formalmente, cuando en Francia, Inglaterra, Alemania y hasta Italia están experimentando nuevas formas de contar una historia en una película. Por eso, cuando llega esta película a las pantallas españolas se produce un revuelo entre los aficionados al cine y hasta en los mismos profesionales de este arte que da nuevas esperanzas para un cine que todos clasificaban de forma despectiva como “español”. Atreverse a poner en duda la valía de los exiliados en cada uno de los campos donde desarrollaban sus actividades y desde un ambiente universitario en una ciudad calificada como franquista por excelencia podía tener todas las posibilidades de fracasar. Y no fue así, al menos entre el público que buscaba buenas películas.
Todo este entramado social de la película, por lo tanto político, religioso y económico, es, además, contado con una nueva forma a la que los espectadores no estaban acostumbrados: por capítulos, con abundancia de congelados y una continua voz en off que nos va dando a conocer lo que piensa el protagonista. Si todo ello se cuenta con una fotografía en blanco y negro muy buena, de la que el cine español ha sabido siempre utilizar; podéis imaginaros que estamos ante una película de las que formarán historia del cine.Cinematográficamente hoy día, en el 2008, es muy válida (como para estudiarla). Pero es que la temática que se podría considerar obsoleta, debido al interesante enfoque de los personajes y ambientes, podría considerarse un documental de la época.

3 comentarios:

PEPE DEL MONTGO dijo...

Vi esta película en Salamanca nada más estrenarse y en el ambiente estudiantil. Después la seguí por cineclubs. Me gusta.

La Dama Se Esconde dijo...

Me gusta esta contextualización en la época, algo que muchas veces es muy difícil de tener en cuenta o lo pasamos por alto. Desde luego la apuesta es valiente. Y mi Salamanca querida brilla con todo su esplendor.
Biquiños

FATHER_CAPRIO dijo...

Recuerdo que vi esta película en su tiempo. Sin embargo ese era el tiempo de la película pero no el mío.Lo digo porque me faltaba algo imprescindible para verla: Madurez. Quizás por ello no le saqué todo lo que escondía dentro. Verla en la actualidad supongo que será como recuperar esa memoria histórica que estuvo tan oculta para muchos de nosotros.